Fisioterapeuta:
Irene García Periñán

La fisioterapia es el tratamiento de las molestias físicas (sobre todo musculares u óseas), además del tratamiento de las limitaciones agudas o crónicas de la función o del movimiento.

Según la indicación se utilizan diferentes métodos; tratamientos manuales por parte del terapeuta, masajes, estiramientos o la aplicación de presión, pero también estímulos físicos como el calor, el frío, la radiación y la electricidad.

El objetivo es restaurar, mantener o promover la buena salud y lograr liberarse del dolor, o por lo menos reducirlo. Para obtener mejores resultados en la terapia, nuestros terapeutas a menudo usan la radiofrecuencia.

• Fisioterapia del suelo pélvico

La principal especialidad de nuestra fisioterapeuta es el suelo pélvico. El suelo pélvico que funciona de manera normal y sana soporta los órganos abdominales inferiores y pélvicos. Se puede activar deliberadamente y así garantiza, por ejemplo, la continencia urinaria. Si la función del suelo pélvico se ve afectada, puede causar problemas durante la micción, un descenso uterino, varios problemas durante relaciones sexuales y también dolores.

En muchos casos, no hay un inicio repentino de síntomas, sino un empeoramiento sutil. Cuando se trata del suelo pélvico femenino, no debemos olvidar que el embarazo y el parto son factores de riesgo adicionales. Por eso es tan importante después de un parto tonificar la musculatura del suelo pélvico.

Muchas mujeres no saben activar su suelo pélvico, ya que han descuidado esta parte de su cuerpo durante años y, por lo tanto, han perdido la referencia a ella. A menudo encontramos en el informe de un examen ginecológico el diagnóstico secundario de «incontinencia urinaria de esfuerzo leve» o «suelo pélvico débil». En estos casos, la fisioterapia del suelo pélvico es el tratamiento adecuado.

Para el tratamiento, se puede elegir de varios enfoques terapéuticos, como la practica la percepción consciente de su proprio suelo pélvico, ejercicios de tonificación muscular, corrección de la postura y técnicas de respiración. Se suelen usar varios utensilios y dispositivos en el tratamiento.

• Preparación del suelo pélvico y del perineo para el parto

Por un lado, es importante la evaluación del suelo pélvico y la pared abdominal por parte de la terapeuta y por otro lado, la cita sirve para que la paciente aprenda a comprender y controlar la musculatura de los mismos. Se explica el masaje del perineo prenatal a la paciente y, si lo desea, a su pareja. Estas medidas sirven para preparar el cuerpo para el parto.

• Recuperación posparto (de suelo pélvico y pared abdominal)

La fisioterapia en la recuperación posparto consiste en el examen y tratamiento del suelo pélvico y de la pared abdominal. El embarazo no solo significa un esfuerzo para el suelo pélvico, sino también para la musculatura de la pared abdominal. Muchas mujeres sufren de una diástasis del músculo recto abdominal posparto, que debe tratarse tan pronto como sea posible para prevenir futuras limitaciones funcionales de la pared abdominal.

• Drenaje linfático

El drenaje linfático manual es una forma de terapia que sirve para descongestionar mecánicamente el tejido. Muchos pacientes sufren por «piernas pesadas», que normalmente se deben a un edema, es decir, una acumulación de líquido en el tejido de las piernas. Un edema también se puede encontrar en el centro del cuerpo o en la pelvis (especialmente en la gestación). El drenaje linfático favorece el drenaje del edema y alivia las molestias.

• Tratamiento del vaginismo y el anismo

El vaginismo, también llamado «espasmo vaginal», se trata de una contracción o tensión involuntaria de la musculatura del suelo pélvico y de los músculos del tercio inferior de la vagina, por lo que la entrada vaginal parece apretada o cerrada. Tratar insertar algo en la vagina (como un tampón, pero también el intento de tener relaciones sexuales) o un examen ginecológico son muy dolorosos o incluso imposibles.

El anismo es el correlato del vaginismo en el ano, donde el endurecimiento involuntario de la musculatura rectal puede llevar a problemas de defecación.

La fisioterapia se complementa aquí en muchos casos con psicoterapia. Fisioterapeuta y psicoterapeuta trabajan en estrecha colaboración.

• Tratamiento de cicatrices quirúrgicas

Tras una cirugía el tratamiento de la cicatriz es muy importante. El objetivo es conseguir un buen resultado estético y evitar una restricción funcional por la cicatriz. Empleando varias formas de fisioterapia, tales como el tratamiento con la máquina de radiofrecuencia, la ventosa, masajes, así como con la aplicación de lociones y aceites, se evitan complicaciones posquirúrgicas. Así se pueden prevenir una cicatriz estirada, una cicatriz atrófica (o una cicatriz contraída) o incluso una adherencia de la cicatriz, que impide el deslizamiento libre de la piel sobre el tejido subcutáneo.

• Terapia con radiofrecuencia - Capenergy

La radiofrecuencia se usa sobre todo en la fisioterapia en varias formas. La máquina genera un flujo de corriente de alta frecuencia, que puede penetrar el tejido en profundidad y, por lo tanto, conduce a un calentamiento controlado del tejido. De este efecto se puede aprovechar para tratar cicatrices, para aliviar dolor crónico, para mejorar la circulación sanguínea en un músculo concreto, y mucho más.

El uso de la terapia con radiofrecuencia acelera el proceso regenerativo, haciendo que cada tratamiento sea más efectivo. Las indicaciones típicas para esa forma de terapia serían: incontinencia urinaria, descenso del útero, problemas de la piel vulvar (como sequedad), dolor pélvico crónico, dolor durante las relaciones sexuales, la diástasis de los músculos abdominales rectos y, en general, la recuperación posparto.

La radiofrecuencia puede ayudar de manera eficaz en el tratamiento del drenaje linfático.

Pero también se suele usar la radiofrecuencia con mucho éxito en los tratamientos de bienestar y para el tratamiento de la piel del rostro. Los mecanismos mencionados anteriormente, como la mejora de la circulación sanguínea y, por lo tanto, una elevada oxigenación del tejido, mejoran el aspecto de la piel. La estructura de la piel parece más fina y más firme. Además, se consiguen disminuir las arrugas.